Arcoíris de madera maciza de 50cm de ancho, 25cm de alto y 6,5cm de grosor, aproximadamente, sin tratar para que los niños y no tan niños disfruten pintándolo a su gusto. Un juguete que estimula la imaginación. Permite hacer un sinfín de construcciones y de esta manera ganan destreza y coordinación. Con el aprenden a comprender principios como el equilibrio y aplicar la lógica para levantar estructuras. Se usa de puzzle, juguete apilable y de construcción. Es el juguete más famoso y utilizado de la metodología waldorf, para fomentar la creatividad.