Diferencias entre pedagogía Montessori, Reggio Emilia, Waldorf y Pikler

Si dijera “Enseñanza alternativa” ¿Qué se te viene a la mente? Probablemente has pensado en Montessori ¿Verdad?. Pues sí, tienes razón. El método Montessori es una de las pedagogías activas que se ha vuelto popular en el último tiempo. Sin embargo, no es la única. Existen diferentes pedagogías activas tan innovadoras como Montessori: Reggio Emilia, Waldorf, Pikler. Si bien estas tienen algunas similitudes, vale la pena también conocer las diferencias entre pedagogías, para luego poder elegir la que pienses que más se adecúa para tu hijo (o por qué no, una combinación de ellas). Por eso en este artículo hablaremos sobre las diferencias entre pedagogías Montessori, Reggio Emilia, Waldorf y Pikler.

Diferencias entre pedagogías

Pedagogía Montessori

María Montessori fue una médica y educadora italiana que estudió el desarrollo de los niños y sus necesidades evolutivas. María fué una psiquiatra que con los años comenzó a estudiar la teoría evolutiva de los niños y, más tarde, educación especial. Fue en el año 1900 cuando llegó a ser codirectora de un instituto de formación para docentes y decidió experimentar sus métodos de enseñanza. Estos fueron muy bien aceptados.

La pedagogía Montessori, se basa en la motivación como medio para el aprendizaje de los niños. Para esto, se prepara un ambiente para que el niño pueda proponer y el docente acompañar la propuesta.

En todo momento, el niño es el centro de la educación. Será él quién decida sus intereses y lo que quiere aprender dentro de las posibilidades del ambiente previamente preparado. Así, el adulto dará el espacio para que el niño pueda ejercer su propia autonomía, pero a la vez acompañará esa carrera educativa brindando el apoyo y la contención necesaria para que pueda aprender a su ritmo. Se busca constantemente fomentar el espíritu crítico para que los pequeños puedan hacerse preguntas sobre áreas de su interés y buscar soluciones mediante la experiencia.

Para que esto sea posible, el adulto debe preparar el ambiente con propuestas educativas acorde a sus edades en bandejas, cestas, estantes todas al alcance de los niños. De esta forma, los pequeños pueden escoger que actividad desean realizar dentro de las opciones.

Como dijimos anteriormente, la pedagogía Montessori basa el aprendizaje en la experiencia. El niño aprende no mediante clases teóricas, sino que lleva a cabo actividades prácticas para conocer el mundo y aprender mediante los sentidos y la experimentación.

Los niños son divididos en etapas de 3 años. Los más grandes sueles ayudar a los más pequeños, así los segundos imitan a los primeros y de esta forma, se fomenta el trabajo y aprendizaje colaborativo.

Si quieres conseguir ver que trata el espejo Montessori, puedes hacerlo haciendo clic aquí.

Pedagogía Reggio Emilia

Esta metodología fue liderada por Loris Malaguizzi, pedagogo y maestro italiano. Se centra en el niño y su capacidad innata de aprendizaje. Hace especial énfasis en respetar al niño como individuo y establecer una relación maestro- alumno bidireccional con escucha activa y teniendo en cuenta los intereses del alumno.

La pedagogía Reggio Emilia es denominada por muchos especialistas como “pedagogía del asombro”, ya que sostiene que sin asombro y emoción, el aprendizaje no es posible. Busca crear un ambiente adecuado dónde primen la belleza y la estética y así provocar en el niño asombro y ganas de descubrir. Se denomina al ambiente como “tercer educador”, ya que se lo prepara de forma tal que incentive al niño a experimentar y manipular los elementos que hay en él. 

Según esta pedagogía, el aprendizaje es un deseo que nace del propio niño. El interés y la motivación personal son las claves para generar el asombro y la emoción necesaria para el aprendizaje. Esto puede surgir de actividades cotidianas y de la naturaleza: Una sombra que se produce con la luz o ver caer las hojas de los árboles. Cualquier experiencia que capte la atención del niño y lo motive es buena para seguir experimentando y aprendiendo. 

Consigue tu caja o mesa de luz basado en la pedagogía del asombro Reggio Emilia, haciendo clic aquí.

Pedagogía Waldorf

La pedagogía Waldorf empezó en 1919, gracias Rudolf Steiner (Doctor en Filosofía y Letras) por encargo del dueño de la tabacalera Waldorf-Astoria Cigarrette Company en Stuttgart Emil Molt, quién le pidió que organizara una escuela libre para los hijos de sus empleados.

Se basa en dinámicas que fomentan el aprendizaje cooperativo e individualizado en donde los alumnos son sujetos activos de su propio aprendizaje.

La pedagogía Waldorf basa su teoría en el juego como método de aprendizaje. Durante los primeros 7 años, los niños trabajan y aprenden por medio de actividades artísticas, el juego y la imaginación. Sus espacios están llenos de colores y actividades prácticas manipulativas como huertas, cocina, talleres de música, etc. Los niños aprenden a leer, escribir, sumas y restas a partir de los 7 años, cuando empiezan a realizar actividades menos artísticas y más cognitivas. 

Las diferencias entre pedagogías Waldorf y Montessori, radica en que en la primera, las actividades que se realizan son propuestas y elegidas en función a los intereses de todo el grupo, mientras que en la segunda, cada niño es libre de elegir lo que desea hacer. Sin embargo, cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje. Es función del docente observar cuáles son las fortalezas y características de cada niño para poder acompañar su proceso educativo de forma correcta y en el momento indicado.

Pedagogía Pikler

La pedagogía Pikler nace en Budapest 1946, con la pediatra Emmie Pikler, quién se hizo cargo de una casa cuna. Esta corriente nace luego de pasar años observando a los niños pequeños y documentando su trabajo. Según sus estudios, los bebés están plenamente capacitados para desarrollarse libremente y sin la intervención de adultos, cuando a su alrededor tienen las condiciones necesarias.

Al igual que el resto de las pedagogías, la pedagogía Pikler también busca la autonomía del niño. Sin embargo, esta basa su metodología sobre todo en el movimiento del pequeño para conseguir esta autonomía.

La pedagogía Pikler es muy utilizada para estimular a los bebes cuando aún no caminan. Esta metodología utiliza muebles y objetos específicos para fomentar el movimiento autónomo del niño: sillas, escaleras, tarimas, cajones, etc. Es decir, se proporciona el ambiente adecuado para ayudar a los niños conseguir un desarrollo motor adecuado y la exploración del mundo por sus propios medios, pero no se le “enseña” al niño a realizarlo. Este debe descubrirlo por su propia motivación. Así mismo, el rol del adulto en esta pedagogía debe ser de un guía paciente, que observa, estimula y respeta el ritmo del niño, sin intervenir en sus movimientos.

Consigue la silla Pikler 3 posiciones haciendo clic aquí.

Aunque puede haber algunas diferencias entre pedagogías, todas estas son pedagogías activas y comparten un punto muy importante en común: El aprendizaje del niño mediante el descubrimiento y la autonomía.

Si te ha gustado esta información, te invitamos a leer también ¿Cómo es una escuela Montessori?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: